Reprogramación mental: Convierte tu mente en tu aliado

Muchas personas al oír la palabra reprogramación mental  les suenan a cosas como lavado de cerebro, manipulación, esoterismo, charlatanería… nada más lejos de la realidad.

Si hacemos un símil entre el funcionamiento de un ordenador con la Mente Humana, podríamos decir que la programación mental o Programa Mental Maestro es el software que se encuentra instalado en el disco duro y que determina el comportamiento de la máquina con respecto a los eventos que reciba.

El Programa Mental Maestro es una “receta” en forma de voces e imágenes mentales que te dicen cómo vestir, cómo caminar, cómo hablar, cuánto dinero tener, que pareja buscar, que peso e incluso que calidad de salud tener.

Cambiar este programa Maestro no es tarea fácil. Hay que dedicarle tiempo y ser constantes. Aunque hacerlo traerá más salud, más sida y por consiguiente más abundancia y felicidad. Las técnicas utilizadas para hacerlo son muy sencillas, pues la forma en que fue almacenado en nuestras neuronas es la misma forma que se utiliza para cambiarlo.

¡Continuamente te estás programando mentalmente! Todo lo que ves, oyes y sientes durante el día es información que se va guardando en tu subconsciente y que va formando programas mentales. Por ejemplo, te estás programando cuando te levantas, pones la radio o la tv y comienzas a recibir información de las noticias de la mañana. Y así sucesivamente estas alimentando tu subconsciente con toda esa información durante el día.

Esto nos lleva a que tu programación actual tenga como consecuencia que al  tomar una decisión sin darte cuenta te viene toda esa información de tu subconsciente y comienzas usar los programas mentales de escasez, crisis, guerra, etc. y como consecuencia te paralizas, te bloqueas.

Es por esto que no logras obtener resultados positivos en tu vida. Debido a la programación que recibimos día a día, y por supuesto, la que se ha ido forjando a lo largo de nuestra vida. Si programas adecuadamente, eres buen elector de lo que entra por tus sentidos, notarás como poco a poco vas mejorando tu visión de las cosas y teniendo resultados diferentes.

Seamos conscientes o no, nos estamos programando todos los días de nuestra vida. Por eso te recomiendo que seas muy selectivo con lo que ves, oyes y todas aquellas fuentes de información que se basen en noticias que vierten “basura” en tu mente. Evita alimentar tu mente con toda esa información y estarás consiguiendo cambios significativos a corto plazo. Ponte a dieta de malas noticias y personas negativas, verás como consigues mejorar significativamente.

¿Te gustaría logar la maestría? Te regalo mi ebook

COMO LOGRAR LA MAESTRÍA PERSONAL EN 7 PASOS”

 

¿Qué es la Reprogramación Mental?

Del mismo modo en que un ordenador se programa o reprograma, tu mente puede hacerlo igualmente, así funciona la reprogramación del subconsciente. Hay que ser conscientes del filtro de información que recibimos y solo quedarnos con la información positiva que nos ayude a mejorar día a día.

Clave 1. “Saca la basura”

Comienza por eliminar toda aquella fuente de información negativa para que dejes de programarte de esa manera. Y Luego comienza a recibir toda aquella información positiva que sea provechosa y constructiva para tu vida.

Por ejemplo: Evita las noticias de tv y radio todo lo que puedas. El cerebro no distingue entre lo real y lo imaginario, lo interpreta como cierto, como real, venga de tu propia mente o de fuera. Elegir libros, películas, audios y música sin mensajes “basura” pueden ser fuentes de información positiva que te ayuden a conseguir la reprogramación mental que deseas.

Comienza desde hoy a hacer los ajustes necesarios y veras como en poco tiempo veras resultados positivos.

Clave 2. Elimina del vocabulario el “no” y el “imposible”

Es frecuente escuchar en todo grupo humano cuando se propone algo, como la mayoría dice “yo No puedo”, “eso es Imposible para mí.”, etc.

En todas las cosas estamos condicionados mentalmente para pensar que no podemos hacerlo. No me estoy refiriendo a grandes hazañas, sino a detalles de la vida cotidiana, donde se dice por ejemplo: Como voy a hablar en público, no puedo hacerlo. Como voy a tomar esa decisión, es mucha responsabilidad para mí, es imposible que lo haga…

Salgamos de la categoría de eternos segundones anónimos y enfrentemos al mundo con fe y decisión. Si dices no puedo, es lógico que no podrás, ya fijaste en tu nivel mental subconsciente la imposibilidad de realizarlo y así sucederá. Desde ahora aprendamos a decir SI PUEDO, ES POSIBLE PARA MÍ. Parece un ejercicio simplón, sin embargo, es muy poderoso el discurso que nos hacemos a nosotros mismos. Si nos decimos “si puedo” tendremos más opciones o buscaremos la manera de tenerlas, porque se abrirán en nuestra mente las posibilidades de llevar a cabo la tarea. Si por el contrario, nos decimos “no puedo”, con toda probabilidad, se cerraran las puertas e intenciones para lograrlo.

Clave 3. Afirmaciones en “off”

Primero que todo vamos a ver la diferencia entre “programación” y “reprogramación” mental: con la programación estableces ideas, comportamientos, sensaciones nuevas y con la reprogramación eliminas las antiguas y quizás la reemplazas por otras mejores.

Con las afirmaciones en “off” podemos hacer ambas cosas. Veremos cómo construir una afirmación bien hecha para poder usarla en nuestra programación o reprogramación. Una afirmación bien hecha debe cumplir 7 premisas sencillas:

  • En presente: Yo puedo, yo soy, Me permito, soy capaz…
  • En positivo: nada de decir “no quiero sentirme mal” o “no quiero fallar”, etc… porque atraerás el efecto contrario, es como si el universo eliminara de la ecuación en “no”, entonces se entendería como “quiero sentirme mal”. Una forma de hacerlo bien sería “me siento mejor”.
  • En primera persona: usar siempre la primera persona de cualquier verbo, para referirte a ti mismo.
  • Frases cortas y sencillas: si hacemos una frase demasiado larga, puede que nuestro consciente la malinterprete o la confunda. Debe ser algo rotundo y corto para hacerle entender a nuestra mente de la mejor manera posible.
  • Emocionalmente significativo: deben de “vibrar” o “resonar” en nuestro interior. Que signifiquen algo para ti, algo que, intuitivamente, sabes que te funcionará bien.
  • No te pases de positivo: Las frases más típicas son cosas como: la vida es fantástica, todo está bien, soy una persona maravillosa, etc… la gran mayoría de las veces, esto no funciona. Es como intentar hacer una maratón el primer día que salimos a correr. Una parte de ti piensa: ¡y un rábano! Si estamos pasando un mal momento, e intentamos pensar que la vida es maravillosa, estaremos intentando hacer un cambio emocional demasiado brusco y es posible que no funciones. Hay que tratar de no buscar afirmaciones superpositivas al principio, busca simplemente pequeños pensamientos que te hagan sentir un poco mejor. Y poco a poco, podrás ir haciendo afirmaciones más potentes.
  • Que tu mente se los crea: Este es otro motivo por el cual decir frases demasiado positivas no suele funcionar: para que una afirmación positiva sea efectiva, debe ser creíble. Debe ser algo que creas que es cierto.

Cuando hayas construido la o las frases positivas para reprogramarte, grábalas en un audio para poder oírlas. Dos de los momentos al día en los que tienes más efecto oír las afirmaciones es por la mañana cuando aún no nos hemos despertado del todo. Un truco sería despertarte 5 minutos antes de lo habitual,  ponerte los auriculares y escucharte. Otro momento es antes de dormirnos, para ir “programados” antes de nuestro sueño reparador, donde se depositarán los “programas nuevos”.

 

Reprográmate y limpia tu mente de virus
¿List@ para empezar?